La tierra que nos lleva la llevamos nosotros también: Sbeiba

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Por Achour Fenni, Coordinador Nacional de WPM en Argelia

Este es el nombre del primer mes del calendario lunar en Djanet. Una ciudad del sudeste de Argelia. La primera noche, una mujer desciende con su tambor a la arena y lo golpea con un ritmo determinado. Le siguen otros portadores de panderetas y cantantes que entonan poesías. Los tamborileros se mueven, mientras que las cantantes se colocan en fila. El ritmo se intensifica y se escucha en todo el palacio. El palacio es el barrio antiguo. Construido en arcilla. Esto tiene lugar en los dos principales palacios de la ciudad de Djanet. El Palacio de Mihan y el Palacio de Azluaz. El eco resuena en todo el palacio y los hombres comienzan a llegar con sus ropas originales, espadas en mano y largas máscaras en la cabeza. Los hombres se preparan para la ocasión. Los poemas resuenan con un cierto ritmo. Los bailarines comienzan a moverse y entran en la pista de baile. Se quitan las zapatillas y entran uno tras otro. La espada está en la mano derecha y el pañuelo en la izquierda. Movimientos a la derecha y otros a la izquierda. Las damas se adelantan, tocando las panderetas. Siguen los bailarines. Los cantantes permanecen de pie y mueven sus vestidos desde arriba hacia la derecha y luego hacia la izquierda. movimientos ligeros; su vestido es de color índigo brillante. Sobre sus cabezas llevan también una funda especial para la ocasión.

Así comienzan los preparativos para la celebración del primer mes de cada año. Sbeiba. Durante ocho días consecutivos, los preparativos – Timolaween – continuarán cada noche en una plaza pública de los dos palacios, en presencia de un conocido jurado. Los ancianos conocen las tradiciones de las celebraciones y la historia de la cultura de la región. Las celebraciones de Sbeiba tienen 32 siglos de antigüedad. El noveno día todo el mundo descansa para preparar el décimo día, la Ashura. Ese día se celebran ceremonias solemnes en una gran plaza especialmente preparada para ello. Los bailarines acuden con panderetas detrás. Los cantantes permanecen de pie. El público asiste en gran número. La celebración comienza de forma solemne. Asiste casi toda la ciudad. La competición entre los dos palacios principales se desarrolla en un ambiente festivo, humorístico y desafiante al mismo tiempo.

La celebración está supervisada por la gobernación de la fiesta local de Sbeiba, con la participación de conocedores, intelectuales y notables.

La evaluación la realizan los jueces y el público. Los elementos de la evaluación son claros: la fuerza de entrar. La belleza de la danza. La fuerza de los poemas. La belleza del canto. El tipo y la calidad de las espadas. La fuerza de los chasquidos de las panderetas. El vestido, su belleza y su antigüedad. La máscara y su forma. La coordinación de los bailarines. La continuidad del juego y la multitud. Estos elementos son conocidos por la mayoría del público presente, por lo que la competencia entre los dos palacios parece transparente y todos los presentes son parte del arbitraje.

Lo que distingue a esta ocasión es su conexión con el contexto social e histórico de la región, por lo que ha distinguido a Djanet del resto de sus ciudades vecinas. Una competición entre las dos ciudades en materia de danza, poesía y canto, con la participación de mujeres y hombres, jóvenes y mayores, y en presencia de un numeroso público y visitantes de diferentes regiones y extranjeros.

Sbeiba fue también una ocasión para conocer a poetas, artistas e intelectuales en el Palacio de Mihan. Se dieron explicaciones a los visitantes e invitados. En la misma ocasión, se instaló en Djanet la oficina de la Casa de la Poesía de Argelia. El artista Osmane Ougacem es reclamado como presidente. A continuación, se realizó una visita al tercer palacio de la ciudad: Agahil. Un palacio en el corazón del oasis. Mientras que los otros palacios están en la ladera de la montaña. La ciudad fue destruida tres veces por las inundaciones del valle -lo llaman el mar- y finalmente fue reconstruida en el lado del valle. La visita terminó con una excursión con el profesor Youssef Augacem al desierto del Sahara. Su cultura y conocimiento del desierto y sus secretos fue equivalente a su conocimiento de la ciudad y su historia. Saludos a los habitantes de Djanet.

Liberado el poeta palestino Ashraf Fayad

El poeta palestino Ashraf Fayad ha sido liberado por las autoridades de Arabia Saudita gracias a la presión mundial, tras haber superado

Jack Hirschman: poesía de amor y revolución

Presentamos una selección de poemas de Jack Hirschman, como parte del homenaje que WPM está desarrollando en octubre de 2021, en memoria de su vida creativa y revolucionaria.